¿Buscas un hogar de montaña cómodo, funcional y energéticamente sostenible? No te dejes engañar, la casa que buscas no está en las nubes. Está en la Cerdanya.

Casa LP4 en urbanización La Promenade- Eclair

Para lograr una vivienda cómoda y eficiente, basta con sacar el máximo rendimiento a todo lo que puede ofrecer tu casa. ¿Cómo? Con una distribución inteligente. En Eclair sacamos el máximo partido a tu hogar diseñando el proyecto con coherencia y sentido común desde el principio. ¿La clave? Un diseño funcional, sencillo, imaginativo y con soluciones tecnológicas a la altura.

Buena orientación

Antes que nada, valoramos la parcela sobre la que cimentar tu hogar, considerando sus características para lograr la mejor implantación posible. En este proceso, la orientación es clave. Es necesario valorar la salida del sol y su movimiento para aprovechar al máximo la luz y calor natural. Así consumimos menos luz artificial y evitamos el sobrecalentamiento innecesario.

Ventilación óptima

El sistema VMC (Ventilación Mecánica Centralizada) produce flujos de aire de muy bajo consumo respetando las condiciones térmicas del ambiente.

Aislamiento de alta calidad

La exigente normativa RT 2020 vigente en Francia se ocupa del consumo energético en edificios de nueva construcción, promoviendo el ahorro energético y un consumo responsable.

Distribución simple

Además del gran atractivo estético, tirar tabiques genera espacios mucho más diáfanos incentivando un mejor uso de los espacios de la casa, facilita la ventilación y une las zonas de luz.

Materiales naturales

Para una construcción sostenible, es necesario aprovechar los materiales autóctonos de las canteras y extensos bosques de la zona. La madera ha sido desde siempre la estrella de la arquitectura de montaña. Es un aislante de primera: mantiene el hogar fresco en verano, y en invierno conlleva un enorme ahorro energético, además de crear los ambientes más acogedores y eficientes. La experiencia nos ha enseñado a cortarla en los meses más fríos, cuando la cantidad de resina es máxima, para conseguir un plus de resistencia y versatilidad en la arquitectura.

¡Luz, luz, luz!

Si aún no te ha quedado claro, la luz es la reina de esta fiesta. El por qué es más que evidente: espacios más diáfanos y luminosos maximizan el bienestar y tienen innumerables beneficios físicos y mentales. Por eso, nuestras viviendas están siempre orientadas al sur y con grandes ventanales.